Free Shoutcast HostingRadio Stream Hosting
Filter
  • Patrimonio cultural ecuatoriano

    Rosalino Quintero acompaña el canto de Julio
    Rosalino Quintero acompaña el canto de Julio

     

    El pasillo

    El 17 de octubre de 2012, el entonces llamado Ministerio Coordinador de Patrimonio, el Ministerio de Cultura y el Instituto de Patrimonio Nacional empezaron la tarea de declarar al pasillo como patrimonio cultural del Ecuador.

  • El pasillo que es bolero

    Benito de Jesús mostrando una portada de su hit
    Benito de Jesús mostrando una portada de su hit

     

    Nuestro juramento

    Nuestro juramento no es pasillo, es bolero.  Bueno, en realidad nació como criolla…  Y aunque no es ecuatoriano, pues su creador (letra y música) es borincano, debiera ser ecuatoriano.

     

    Benito de Jesús Negrón le escribió una canción de amor a su mujer, Gloria, y para ello tomó el marco del género musical cubano de la criolla1 y nació Nuestro juramento.  El mismo que entre las manos precisas y elocuentes del guitarrista ecuatoriano Rosalino Quintero se transformó en bolero con estribillo apropiado para que se luciera el canto melodioso de Julio Jaramillo.

    Fue tal la identificación que en el imaginario popular hispanohablante se dio por parte del ecuatoriano Julio Jaramillo con Nuestro juramento, que nació la confusión de creer que se trataba de un pasillo ecuatoriano.  Nada más lejano a la verdad.

    Sin embargo, prestigiosas enciclopedias, como Océano, incluye una entrada sobre Julio Jaramillo donde habla del “pasillo Nuestro juramento”.  Lo que no pasaría de un error aceptable, de no ser por la recurrencia que de él hacen incluso medios de comunicación ecuatorianos.   Pudiera decirse que el error nace de la existencia de un pasillo ecuatoriano titulado Juramento, pero no cabe la equivocación por cuanto esa es una canción que no consta en el repertorio de grandes éxitos de Julio.

    Y debe tenerse en cuenta que antes que lo hiciera Julio, Nuestro juramento la grabó Olimpo Cárdenas.  Si bien después, también la han grabado muchos, entre los más populares, Eduardo Franco, el vocalista ya desaparecido vocalista del grupo uruguayo Los Iracundos.  Éstos la incorporaron a su repertorio después de haberla escuchado muchísimas veces en la versión de Julio, que tenía y tiene una innumerable fanaticada en Uruguay2 (fue allí donde lo rebautizaron como Míster Juramento).

    Valga entonces, la oportunidad de la visita de usted a esta nota para referirnos al autor y compositor de Nuestro juramento, el boricua Benito de Jesús:Nació el 25 de octubre de 1912 en Barceloneta, Puerto Rico, y murió en Hato del Rey, P.R., el 24 de junio de 2010.  En su casi perfecto siglo de vida, Benito de Jesús desarrolló su carrera musical a plenitud y en relativa tranquilidad.  Mucha de esa tranquilidad se la dio la holganza económica aportada por las regalías que por sus canciones recibió en vida.  La mayoría, proveniente de las versiones de Nuestro juramento (casi todas, de la versión grabada por Julio).  El mismo maestro reconoció en diversas oportunidades ante la prensa que su mejor vendedor era Julio con su versión de Nuestro juramento.

    Conformó el muy aplaudido Trío Vegabajeño junto a Fernandito Álvarez y Pepito Maduro.  El grupo gozó de importante acogida en públicos de Centroamérica, las Antillas y los Estados Unidos, que visitaron en exitosas giras.  Parte de ese éxito radicó en su repertorio integrado por creaciones de Benito de Jesús, como el bolero Sigamos pecando, que tantas otras no menos bien interpretadas versiones conoce.

    Otro de sus impactos fue el mosaico Cantares de Navidad, que en su momento trasladaron a la salsa Willie Colón con Héctor Lavoe.  Es otra creación de Benito de Jesús que goza de tal acogida que desde 1952 es tema obligado para sonar en las celebraciones navideñas de Borinquén y otras naciones caribeñas.  Cuando la cantaba, el maestro se acompañaba de un cuatro puertorriqueño3.

    En fin, esta nota tiene un solo objetivo: recalcar que Nuestro juramento no es un pasillo.-

     

     

     

    1 Criolla es un género musical cantable cubano, que comparte con la guajira (con la que suele confundirse) los compases de 3x4 para su acompañamiento con una línea melódica fluida y la superposición del 6x8, cuya discutida nacionalidad también se atribuye a República Dominicana.

    2 En Uruguay hay dos ídolos ecuatorianos, Alberto Spencer en el fútbol y Julio Jaramillo en la música criolla.

    3 Cuatro puertorriqueño es instrumento algo más chico que una guitarra con un contorno parecido al del violín, y que cuenta con cinco cuerdas metálicas dobles, que da un sonido parecido al tres cubano.

  • La anécdota de Fatalidad

     

    Crónica 

    Sucedió en 1955 y se viene repitiendo desde entonces, repasando una y otra vez el perfil de la personalidad de Jotajota:

    El vinceño Olimpo Cárdenas (Olimpo León Cárdenas Moreira,  1923-1991) tenía sus treinta y dos años de edad; el guayaquileño Julio Jaramillo, veinte.  El primero era artista aplaudido en Ecuador, Perú, Colombia, Venezuela, Centroamérica y México.  A Julio lo reconocían apenas los asiduos a los programas que armaban con artistas aficionados las radios guayaquileñas, por las que Olimpo se había paseado como estrella.

  • Julio en breve


     
    Semblanza

    Hablar de un grande en pocas palabras es rico reto que asumimos con entusiasmo así:

    El guayaquileño Julio Alfredo Jaramillo Laurido -hijo de la afroguayaquileña Apolonia “Polita” Laurido Cáceres de Jaramillo, ayudante de enfermería, y el mestizo serrano (Machachi, Pichincha), Juan Pantaleón Jaramillo Erazo, marmolista (hacía lápidas)- nació un día como hoy primero de octubre, en 1935, cuando la familia vivía en una humilde vivienda de las calles Gómez Rendón y Villavicencio.  Después de él nació su hermana María, que murió a corta edad.  Y el 2 de abril de 1941, mientras le hacia una cruz de mármol para la tumba de su hija, Juan Pantaleón murió víctima de un accidente laboral.  

Additional information