Free Shoutcast HostingRadio Stream Hosting

Romance a una tejedora manabita

Apuntes relacionados con el pasillo manabita “Romance a una tejedora manabita”, letra del guayaquileño Francisco Castillo (Paco del Casti) y música del portovejense Filemón Macías Joza.


EL CUARTO TOMO

En octubre 2014, en coautoría con el Ing. Charrys Amén Rezabala, publicamos el cuarto tomo de la serie “Frases de Oro de la Twitteratura”, dedicado a La poesía musicalizada.  El libro es un ensayo que alude a varios temas vinculados, particularmente relacionados con los poemas que dieron origen a las canciones “Manabí” y “Romance a una tejedora manabita” (pasillos) y “Vasija de barro” (danzante).

En esta entrega cobijada en el genérico “Romance a una tejedora manabita” presentamos varios de los artículos que componen esta parte del mencionado ensayo.  En cuanto a la canción, en la programación de MAQUILÓN RADIO emitimos el espacio “La plena del Romance a una tejedora manabita” que permite escuchar algunas de las versiones del popular pasillo manabita (de Manabí, provincia costeña de Ecuador, desde donde emite esta radio).

Compositor, cantante. Nació en Portoviejo el 1° de mayo de 1920. A los diez años de edad se inició en la música. Autor de más de 400 composiciones entre las que se destacan Belisario (pasodoble) Casita blanca (pasillo) Esperar (bolero) Que te perdone Dios (bolero) Cariñito mío (bolero) Las cartas (pasillo) ROMANCE A UNA TEJEDORA MANABITA (pasillo) Infinita pasión (pasillo) Sueño de amor (pasillo) Orfandad (pasillo) Himno a Babahoyo, Himno del Colegio Nacional de Señoritas Portoviejo...(1) Fue director artístico de diversos sellos y disqueras en Guayaquil, como Ifesa con los sellos Ónix; y Emporio Musical con Caife.

Filemón murió el 12 de marzo de 1994. En su prolífico paso vital, instruyó en el bien cantar a artistas como el ecuatoriano Julio Jaramillo y el peruano Lucho Barrios. Sus cualidades y la producción de más de trescientas canciones, la mayoría de su autoría total, le valieron el reconocimiento del Congreso Nacional, Ministerio de Educación, Casa de la Cultura Nacional, Sociedad de Autores y Compositores Ecuatorianos (Sayce), Municipio de Portoviejo, emisoras y canales de televisión. El 12 de marzo de 2011, se desveló su busto, moldeado por el maestro Ivo Uquillas Bermeo, en la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de Manabí (2).

Recordando a Filemón Macías (3)
“En la fecha del 12 de marzo de 1994 un rumor de angustia y nostalgia escuchábase por los barrios de Portoviejo, pujante capital de la provincia de Manabí caracterizada por el progreso arquitectónico, el esplendor cultural y artístico y el rodar de los nuevos automóviles.
Los rumores de los que hablo, expresados con gritos de dolor, se referían a la vida de uno de esos hombres que no se repiten sino cada cien años; esa vida se iba apagando lentamente, agonizaba una  época de oro de la canción ecuatoriana.

“Los periódicos y revistas lo habían mencionado, escribió en los corazones de los ecuatorianos sus páginas de amor a la patria y su pueblo.  Al extinguirse el hálito vital de su preciosa existencia siguen las notas de su exquisita y templada lira, depositando las ilusiones a la luz de la luna en el alma de una humanidad doliente.

“Parece ser que Euterpe, la musa de la poesía y la música, estuvo permanentemente con él, ya que en realidad don Filemón consagró su vida a la ternura y pasión del verso y a la cálida melodía, y de esas emocionadas y sentidas páginas que nos hablan de amor, y de los secretos del corazón nos quedan bellísimos pasillos y valses y románticos boleros.

“La Tejedora Manabita, Las cartas y cientos de canciones son creaciones forjadas por su espíritu poético cuyo fuego no terminó con la muerte, seguirá transmitiéndose ese calor humano de quien amó sin dobleces.  Los versos de Filemón Macías, traducidos en declaraciones de amor, fueron como rayos mitológicos en la historia de tantas parejas de enamorados, que a esta hora son vigorosos bisabuelos.

“Bueno es que se recuerde una de sus frases inmortales: ‘Mis canciones buscan la paz, cuando canto llego al altar de una iglesia, a un íntimo hogar o a la mesa de una cantina; creo que cuando escuchan mi música, la gente se siente feliz’...

“Fue un artista de muchedumbre que con sus fotografías en paredes de cines y teatros atraía a miles de admiradores.  Su presencia llenaba los escenarios. Su celebrado romanticismo magnificó orgullosamente nuestra música, haciéndola conocer en otros países, incluyendo Norteamérica (sic).

“Un homenaje a su memoria es conservar ese legado artístico que Don Filemón nos dejara escrito con su inconfundible estilo en el pentagrama nacional.
El rumor se ha apagado, la vida de un poeta termina, pero el arte de su voz y de su inspiración continuará viviendo en nuestro pueblo.
Y es un honor decirlo: Las canciones de Don Filemón también se escuchan en el cielo”.-

 

(1) ALARCÓN COSTTA, César Augusto, Diccionario Biográfico Ecuatoriano/Fundación Ecuatoriana de Desarrollo FED, Quito, 2000.

(2) http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101107151/1/Recordando_a_Filem%C3%B3n_Mac%C3%ADas.html#.U_HBlmOJuM8, publicado el jueves, 10 de marzo de 2011, bajado el sábado 1° de febrero de 2014.

(3) LA HORA MANABITA, Opinión, Recordando a Filemón Macías, miércoles 12 de marzo de 2008.

Additional information